0
Hipertensión arterial

¿Qué es la Hipertensión Arterial?

Conocida como el asesino silencioso porque “no se siente nada” la hipertensión arterial está relacionada con infartos, hemorragias cerebrales, “embolias”, ceguera y muerte.

Una de las causas más frecuentes de que vengan a mi consultorio es la hipertensión arterial, ¿pero qué es exactamente?

Imagine usted la llave del lavabo, si yo le digo que el agua no trae presión ¿qué se imagina? Pues bien o que no sale agua, o que de salir el chorro es muy pequeño y sin fuerza. Por el contrario si hablamos de que trae mucha presión el agua será mucha y con mucha fuerza.

Traspalemos entonces ese ejemplo a nuestro propio cuerpo, en él, el corazón funciona como la bomba que utilizamos para subir agua al tinaco de la azotea, o enviar agua a grandes distancias en una parcela. También en nuestro cuerpo tenemos un sistema de tubería, compuesto por arterias y venas. En forma simple podemos hablar de que las arterias son las encargadas de llevar la sangre del corazón o bomba al resto del cuerpo y las venas de regresarlo. Por lo tanto, las arterias están sometidas a mayor presión y deben tener paredes más duras, así que comparémoslas con una tubería de PVC (aunque tienen un poco más de flexibilidad). Por su parte las venas toleran menos la presión y son más flexibles, podemos imaginarlas como mangueras.

Enfoquémonos ahora en las arterias y en nuestro ejemplo de la presión con el agua de la llave, si usted quiere incrementar más la presión con la que sale el agua cuando está regando por ejemplo, lo que hacemos es disminuir el diámetro o salida de esa llave, generalmente ponemos el dedo, eso incrementa la presión dentro de la tubería, logrando así que el agua salga con mayor fuerza e inclusive más lejos. En nuestro cuerpo ocurre un fenómeno similar, las arterias además de su pared “dura” tienen una pared muscular que permite ajustar su diámetro según diferentes requerimientos, incrementando o disminuyendo la presión dentro de ellas, por ejemplo cuando corremos, cuando cambia la temperatura, etc. esto lo explicaremos en otra ocasión.

Si el agua se acaba en la cisterna, por más que pongamos el dedo o la bomba trabaje, no saldrá agua. En nuestro cuerpo pasa igual, la presión depende de la cantidad de líquido que existe dentro de ese circuito, es decir cuanta agua hay en la sangre. Y por último la presión dependerá del trabajo de la bomba, si la bomba sobretrabaja habrá mayor presión y por el contrario si no bombea adecuadamente la presión puede disminuir.

¿Qué pasa en la hipertensión?

Podríamos resumir que un paciente que sufre de hipertensión tiene una o más fallas en los equilibrios que hemos mencionado antes.

Puede que las arterias por alguna otra enfermedad, como es la aterosclerosis, acumulen colesterol en sus paredes y esto haga que el diámetro interior de ellas disminuya, incrementando la presión. A esto le podemos agregar la calcificación de las paredes, es decir el cúmulo de calcio en las arterias, ya sea por la edad o por alguna otra enfermedad, lo que las endurece, y evita que puedan adaptar su diámetro, ahora sí, son aun más duras que un tubo de PVC.

Incremento en la cantidad de volumen, que debido a alguna enfermedad como es la insuficiencia renal, el paciente tenga mucho líquido circulando en su sangre y la presión dentro de las arterias se vea aumentado.

Por último una falla en la bomba, un corazón que bombea muy rápido, muy fuerte, etc. puede también incrementar la presión arterial.

En fin como vemos hay muchas causas y generalmente no vienen solas, vienen acompañadas unas de otras. Para cada una de ellas existen diferentes medicamentos que su médico puede prescribirles según sea el caso.

¿Cuáles son los valores normales de presión arterial?

Seguramente ha notado que cuando le dicen su presión o se la mide en un aparato electrónico, le da dos cifras, una más grande que la otra y que por costumbre representamos en una fracción: 120/80 mmHg (mmHg se refiere a milímetros de mercurio que es la unidad con la que medimos la presión arterial).

¿Qué representa ese 120?

Bien la cifra más grande de la tensión arterial se llama presión sistólica, es decir a la presión que existe dentro de las arterias en el momento en que los ventrículos de corazón se contraen, y a dicho instante los médicos lo conocemos como sístole. Al contraerse el corazón toda la sangre está dentro de las arterias, elevando la presión que existe en ellas.

Las cifras normales de presión arterial sistólica oscilan entre 90 mmHg (mujeres embarazadas y algunas personas que manejan la presión “baja”) y 120 mmHg.

¿Qué representa el 80?

La cifra más pequeña de la tensión arterial es conocida como presión diastólica, porque corresponde al instante en que el corazón se relaja o diástole, esto permite que entre sangre al corazón disminuyendo a presión que hay dentro de las arterias.

La presión arterial diabólica normal está entre 60 mmHg y 80 mmHg.

Es recomendable que si se realiza una medición de la presión arterial y esta se encuentra fuera de los parámetros que acaba de leer consulte a su médico para que rectifique las medidas y de ser necesario se realicen dos o tres mediciones más para confirmar que realmente usted tiene la presión arterial elevada y se inicie tratamiento.

Si las cifras están por arriba de 160 mmHg la sistólica o por arriba de 90 la diastólica, será recomendable asistir al servicio de Urgencias.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Morbi sagittis, sem quis lacinia faucibus, orci ipsum gravida tortor, vel interdum mi sapien ut justo. Nulla varius consequat magna, id molestie ipsum volutpat quis.
Abrir la barra de herramientas